lunes, 15 de septiembre de 2014

Algo se muere en alma...

... cuando se terminan las vacaciones.

Éste es un post programado. En el minuto en el que se esté publicando sonará un timbre en algún lugar que me va a indicar que el final del verano llegó y nadie partirá porque nos va a tocar quedarnos a ganar las habichuelas.

Los grandes protagonistas de este verano han sido los Pirineos oscenses para mí. Re-descubrirlos tras unos años, re-enamorarme para toda la vida. También he catado una pizquita de pirineo catalán, y saboreado algo del francés. Si existe el cielo, tiene que ser ahí (pero con menos gente, a poder ser).

Mis vacaciones han sido del verde de los prados y el azul de los lagos de alta montaña. Y, aunque sólo han sido una parte de éstas, es la más importante.

Para muestra, un botón. Pero un botón muy pequeño en comparación con lo que ha sido.

Agua, agua, verde, agua, prados, agua, montañas, nieve, agua...







Mil caminos que tomar... (siempre cerca del agua, eh!)









Empezar mil proyectos y terminar pocos, qué placer!



Hasta retomar otras labores (que no han avanzado más de lo que aquí se ve, dicho sea de paso):



Tiempo para vaguear, para caminar, para leer, para darse a la bebida. Tiempo para lo que se tercie.






Estoy triste porque eso queda ya muy atrás. Las vacaciones no son sólo dónde las vives sino cómo vives, e irremediablemente las rutinas cambian al volver al trabajo. Pero este año no me quejaré, lo juro. He tenido unas "vacaciones" (entre comillas, porque no lo han sido en el estricto sentido de la palabra) anormal y excepcionalmente largas. Aun así, se han quedado cosas en el tintero, muchas.

Pero como decía, no me quejo. La hierba y el agua han sido el puntal, pero soy una chica afortunada y estos meses de verano dieron para mucho más.

(Aviso desde ya que las fotos que vienen ahora son más bien de calidad regulera, una no lleva el tocho-cámara todo el día encima y suelo servirme de mi cutre móvil)

- Dieron para playa (poca, que yo no soy de pasar calor), pero lo más importante es que dieron para tejer en la playa en buena compañía. Con viento y tormenta al final, sí, pero no se necesita buen tiempo para tejer:





- Dieron para una breve excursión a las tierras del Ebro, liderada por Marga y con la dulce compaía de Ferran y consorte.:



- La excursión a su vez dio para visita a bodega y cata de vinos (lapidadme, nunca bebo vino y todos me saben igual):



- E incluso dio ese mismo día para visitar la cueva secreta de las maravillas de Greta and The Fibers, seguir comiendo como tocinos, ver lo que está por llegar y ver también las lanas vírgenes que quieren ser Greta's:



- Dieron mis vacaciones para una escapada con mi misma persona y reflexionar sobre los orígenes del universo (más verde y agua, como veis ¿tengo un problema?):





- Dieron para tanto...



- Dieron hasta para un segundo viaje a Londres, esta vez menos vicioso y con la mejor compañía, aunque de eso ya os hablaré otro día.

La promesa del otoño que se acerca (esperemos que no tarde tanto como el año pasado) me llena de inspiración. Es mi época favorita del año y me consuela tras las vacaciones. Tengo una lista infinita, interminable e imposible de completar (valga la redundancia) de cosas que quiero hacer este otoño, me pasa cada año y sé que no estoy sola.

¡¡Estoy que las agujas me queman en las manos!!

lunes, 8 de septiembre de 2014

Holden Shawlette

A finales del mes de mayo me entró un ataque de locura por tejer algo que llevara beads y sin más empecé un Holden Shawlette.

Tenía ya preparada para ella una magnífica madeja de Malabrigo Silkpaca que me regaló Alicia para el intercambio de Navidad y unas perlitas de un color muy parecido. Comencé motivadísima y con muchas ganas, pero al poco de empezar la parte calada me equivoqué y lo dejé relegado en el fondo de mi cesta de proyectos.

Como me pasó con el Sonetto, aproveché los días en el campo para quitármelo de encima y lo cierto es que no me costó mucho ya que se teje sorprendentemente rápido y el calado es facilísimo. Lo único que le quita tiempo es poner las beads y el picot bind off. Por lo demás bien podría ser un chal para empezar y terminar un fin de semana. Bueno, bloquearlo también tiene su miga, yo no he conseguido que me quedara perfecto.



En realidad el patrón original no lleva bolitas. Inspirándome en otros proyectos, yo las puse en los puntos del derecho que hay entre los yarn over del calado y en el punto central cada dos vueltas del derecho.



El resultado final es bastante vistoso a pesar de su sencillez y me ha sobrado mucha lana, podría haber hecho más repeticiones si así lo hubiese querido.



Ha sido un regalo para mi suegra, espero que lo disfrute.

Detalles, aquí.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Experimentando con Greta

A mediados de julio Marga de Greta and The Fibers me llamó y me contó que quería probar una nueva técnica de tintado de calcetines y me preguntó si yo quería ayudarla a probar la lana tejiendo unos. Lo que en el "mundillo" se llama testear, en definitiva.

Como os imagináis no pude decir que no, es emocionante ser la primera en probar cosas nuevas. La llamada se produjo un lunes por la mañana y el siguiente miércoles ya pude recoger la lana y empezar a tejer.

Desconozco si Marga va a tirar adelante esta nueva técnica, pero yo ya tengo un nuevo par de calcetines la mar de bonitos y originales, ¡tachán!




Mentiría vilmente si dijera que he disfrutado tejiéndolos, aunque no ha sido culpa del proyecto en sí. Ver el cambio progresivo y degradado de color es fantástico y tejer dos calcetines a la vez desde la puntera es mi proyecto favorito, pero la culpa del haberlo pasado mal la han tenido las agujas.

Veréis, como miles de personas en el mundo, yo tengo alergia al níquel. Eso una alergia bastante moderada tirando a floja, pero por suerte hasta la fecha no me ha impedido tejer con agujas de níquel de vez en cuando siempre que no sea durante mucho rato seguido. Normalmente utilizo la madera para casi todos mis proyectos, pero es demasiado frágil para números tan pequeños como los que se usan para los calcetines, así que para eso uso el níquel directamente. Como decía, hasta la fecha no había tenido problemas, pero en mi búsqueda de las agujas de calcetines definitivas (de lo que ya hablaré otro día) me compré unas Chiaogoo y, madre mía, las pagué mucho más caras de lo que valían. Cada vez que tejía se me hinchaban las manos, se me llenaban de sarpullidos y me picaban sin cesar, toda una pesadilla tejeril. No sé si es que estas tienen más níquel que otras marcas, o si las otras marcas dan algún tipo de acabado a sus agujas que Chiaogoo no hace, el caso es que esta ha sido la primera y última vez que las uso. Nunca más, Santo Tomás.

Sea como sea, las agujas ya están a buen recaudo y a mí que me quiten lo bailao:



Detalles, aquí.

lunes, 25 de agosto de 2014

Sockdown 8

Hoy quiero hablaros de un KAL que posiblemente haga las delicias de tejedoras viciosas de los calcetines como yo. Probablemente algunas ya lo conozcáis porque esta va a ser ya su octava edición.

El asunto en sí se llama Sockdown, se organiza desde el grupo de Ravelry Sock Knitters Anonymous y no es muy diferente de las frikadas que he/hemos hecho anteriormente (o estamos haciendo) de tejer 12 calcetines en 12 meses, sólo que más restrictivo por un lado y más relajado por otro.

La cosa va tal que así: empezando en septiembre, cada primero de mes se plantean diferentes técnicas, temas y diseñadores y los meses alternos se organiza un Mistery Kal. Los participantes tienen que tejer unos calcetines que se ajusten a una o varias de esas premisas, empezando cualquier día de ese mes y teniendo hasta el último día del mes siguiente para terminarlos en el caso de que se quiera optar por alguno de los premios que se ofrecen.

EJEMPLO:
Para el mes de septiembre las técnicas que se propone son trenzas, puntos retorcidos y falsas trenzas. El tema es "fraternal socks", es decir, calcetines que son diferentes el uno del otro ya sea porque el dibujo hace espejo o porque se tejen en varios colores que se invierten de un calcetín u otro. Las diseñadoras elegidas son Trude Hertaas y Stephanie Van der Linden. El que quiera participar puede escoger un patrón que a la vez sea "fraternal" y de la diseñadora Trude Hertaas, o sólo "fraternal", o sólo de Trude, o con falsas trenzas y "fraternal", o todo a la vez o lo que le dé la gana. Eso deja bastante campo abierto donde elegir, dentro de las mismas restricciones. La gracia es que debe ser un reto para la tejedora, y por supuesto no se debe haber tejido el patrón escogido con anterioridad.

Se proponen estos temas de septiembre a julio y el mes de agosto se deja para calcetines inacabados o básicos. No es obligatorio participar todos los meses ni tejer sólo unos calcetines al mes. Si quieres participar en el reto puedes tejer cuantos calcetines te plazca dentro de las condiciones, y si sólo te animas con un par de meses o los que sean, tampoco pasa nada. Lo mismo que tampoco pasa nada si no los terminas "a tiempo"; simplemente no participas en el sorteo de los premios. La finalidad última y definitiva es pasarlo bien.

Yo llevo tiempo siguiendo este evento con interés sin animarme a acompañarlas. Me encanta tejer calcetines y, aunque al principio los retos me parecen divertidos, lo cierto es que no tengo ganas de ponerme metas y condiciones, me estreso.

Pero llevo días pensándolo y creo que a lo mejor no es mala idea unirme. Al fin y al cabo, hay cientos de calcetines que me encantaría tejer, el reto es flexible y la presión es apenas inexistente si eso es lo que quieres. Estoy muy animada en apuntarme al reto de septiembre, por lo menos de comenzarlo, luego ya veremos si sigo o no. De momento estos son los patrones que están en mi lista de posibles para este mes:

Isle of Gayle:



The Portland Gussets:



Fresh Breeze:


Stitch Surfers:


Y seguramente en los próximos días me vendrán otras ideas, aunque de momento todo apunta a estos últimos.

Si hay alguien que esté interesado/a en unirse, le dejo unos cuantos enlaces de interés y le pido que me lo haga saber por si queremos hacernos mutua compañía!

Sock Knitters Anonymous

Reglas del Reto

Calendario 2014-2015

lunes, 18 de agosto de 2014

El chal que se olvidó de hacer la Operación Bikini

Creo que ya comenté unas cuantas entradas atrás que este verano estaba participando en un par de KALs, los dos de chales.

Uno de ellos está en standby desde hace más de un mes, y el otro, el que os enseño hoy, también estuvo bastante a la deriva hasta que aproveché las vacaciones en la montaña para darle un buen empujón.



Se trata del "Sonetto" patrón del que me enamoré incondicionalmente desde que vi el que Norma le tejió a Sílvia en el último intercambio de Navidad. A pesar de eso, no estaba en mi lista de proyectos futuros, pero un día entré en el grupo de Greta and The Fibers y vi organizado un buen jaleo: muchas participantes, 5 chales donde elegir, multitud de premios... ¡No podía no participar!

Sin pensarlo dos veces me apunté, pero confieso que a ratos me arrepentí un poco. Esto de tejer en compañía (aunque sea virtual) es muy divertido, aunque a veces nos ponemos ciertas presiones que le quitan la gracia al asunto. Al final lo terminé dentro del plazo para optar a la mayoría de premios y mentiría si dijera que lo hice con desgana: los aires del norte, los prados verdes y las horas de interminable silencio son el mejor incentivo para tejer y perder la noción del tiempo.





Eso sí, tuve que bloquearlo (y por ende, maldecirlo) dos veces, porque la primera no conseguí darle la forma que yo quería. Estuve dándole vueltas y cavilando qué era lo que fallaba hasta que, horas después y ya en la cama medio adormilada, me vino la luz divina, me levanté y lo comencé a arreglar. Enseguida vi que eso me iba a llevar un buen rato, así que lo dejé para el día siguiente. Pero cuando me desperté se me había vuelto a olvidar la forma que yo tenía en mi cabeza y cómo conseguirla, ¿a alguien más le ha pasado semejante lapsus mental? Otra vez me tuve que pelear con el chal y los alfileres, menos mal que al final el apoyo moral e infinita ayuda (y paciencia) de mi costillo me ayudaron a ver la luz de nuevo. ¡Si es que es el mejor!



Por si os preguntáis el significado del nombre que le he puesto, se debe a que he utilizado un hilo más grueso de lo indicado para hacerlo (The Uncommond Thread BFL Light DK, una delicia), por eso está más gordito de lo normal. Y, claro está, el hacerlo más gordito también ha contribuido en poderlo acabar más rápido y con la necesidad de menos puntos, lo cual agradecí cuando me tocó cerrar con el hermoso pero laborioso picot bind off.

Me gusta el resultado final y estoy segura de que me lo voy a poner, pero cuanto más lo miro más me recuerda al Sweet Dreams que tejí un año atrás. Tengo que expandir mi mente a nuevas tonalidades de color :)



Detalles, aquí.

lunes, 11 de agosto de 2014

Tejer es como el sexo

Tejer es como el sexo y las tejedoras lo sabemos bien. Pero es como el sexo de muchas maneras diferentes, esta afirmación tiene docenas de interpretaciones.

Hace algún tiempo leí una de esas interpretaciones por internet. Lo siento mucho pero no puedo atribuirle la autoría porque la desconozco, pero me encantaría saber qué cara tiene la persona que la dijo porque me parece muy original, ingeniosa... y cierta.

La verdad es que en mi cabeza siempre había pensado en eso pero ni en mil años se me habría ocurrido cómo expresarlo mejor.

De hecho me gustó tanto que tuve que acercarla a mi vida de alguna manera, así que la bordé a punto de cruz para colgarla en mi medio-cuarto de labores como una especie de lema.

ésta no es su ubicación definitiva


Una libre traducción mía dice más o menos así:

Tejer es como el sexo:
si me gustas 
y lo aprecias,
es gratis.
De lo contrario
no puedes pagarme suficiente.


Me reafirmo: YO NO LO HUBIERA EXPRESADO MEJOR.

Más razón que un santo.



PD: ¿Hay alguna ciencia infalible para centrar bien los bordados en los marcos sin sudar sangre tras 50 intentos?

PD2: Necesito mejorar, y mucho, mi técnica de punto de cruz.

PD3: Juro que lavé y planché la pieza con mucho cuidado, aunque no lo parezca. 

lunes, 4 de agosto de 2014

Kai-Mei para mí

Años atrás tejí unos Kai-Mei que también eran para mí... en teoría. Una persona muy querida los vio, se enamoró y no pude evitar regalárselos. Por suerte, sé que están en un buen lugar y que los cuidan y les dan caña como se merecen.

Hace poco volví a tener ganas de hacerlos. Me gusta porque es un patrón bastante fácil pero muy resultón, que queda bien con casi todos los tipos de coloridos. En esta ocasión yo he optado por las rayas estrechas, muy diferentes al degradado de los primeros que hice. Se ven totalmente diferentes, creo que me gustan más los anteriores, pero aún así éstos los veo bonitos.





Y si nadie se interpone en mi camino, esta vez SÍ serán para mí (inserte aquí risa malvada).




Detalles aquí.

martes, 29 de julio de 2014

Mi cesta de proyectos en marcha...

... luce de esta guisa:



Yo creo que ya va siendo hora de terminar alguna cosa.

O de comprar una cesta más grande.

Va a ser la segunda opción, me da a mí:



Algunos me llamaréis malpensada, pero después de pensar que esas marcas eran por haber reventado de plenitud, me lo miré mejor y me suenan sospechosamente a uñas de minino malo rascándose donde no debe.

PD: Desde que fueran hechas estas fotografías hasta su fecha de publicación, he terminado un proyecto viejo y he comenzado... dos! ¡Viva!

lunes, 14 de julio de 2014

Granny-chales a raudales

Si tuviera que elegir mi patrón favorito de ganchillo, sin duda escogería este chal. Lo tiene casi todo excepto que es un poco grande para llevarlo como proyecto viajero.



Es el tercero que hago y ya estoy planeando el siguiente, esta vez con una lana más fina averquépasa.

El primero lo hice para mí y lo olvidé en el tren (cien veces me maldigo), el segundo fue para una ex-compañera de trabajo y el tercero ha sido para María, la chica que me hace los masajes que me permiten seguir tejiendo como si el mundo se fuera a acabar. Siempre me estaba diciendo lo mucho que le gustan y valora estas cosas (ella misma, a parte de los masajes, también se gana la vida con artesanía, aunque de otro tipo), así que me apeteció hacerle algo.




Y poca historia más tiene este chal, tan sólo decir que me vino de lujo en las 24 horas porque me ayudaba a cambiar de mano y de dinámica.

Como ya he dicho, tengo pensado empezar pronto una versión con lana lace o de calcetines, pero lo cierto es que me encanta cómo queda con la Noro Kureyon. Por cierto, ésta vez sólo dos nudos en 5 ovillos. Vamos mejorando, señor Noro, algún día tejeré algo sin encontrarme ni un sólo nudo.




Detalles, aquí.