lunes, 22 de agosto de 2016

Al menos me lo pasé bien tejiendo

Y eso es lo único bueno que puedo decir de uno de mis últimos proyectos terminados.

¿Os acordáis de la chaqueta de la que os hablé aquí?

Estaba destinada al fracaso desde el principio. Yo lo sabía, pero no quise verlo. Quise hacerle algunas modificaciones, la más importante de ellas era incorporarle un steeking en lugar de tejer el dibujo del derecho y del revés, como proponía el patrón.

Ya lo conté en el otro post, hice el steeking antes de tejer mangas y capucha para ahorrarme trabajo por si salía mal. Y salió mal. Todavía no tengo claro por qué, tendremos que volver a hacer steeking en otra ocasión. El caso es que creí haber resuelto el entuerto y seguí adelante, pero cuando ya tenía todo tejido, todos los hilos rematados y sólo me faltaba coserle los botones, me di cuenta de que la parte que corté y creí haber rescatado se estaba deshaciendo lenta pero irremediablemente.

Bien, bien, bien, y mil veces bien.

Porque claro, no podía haberse deshecho antes de que terminara de tejerlo, NO, antes de que tuviera que deshacer mangas y recuperar cada restito de lana gris para que me llegara y no tener que comprar más. NO. Tenía que deshacerse justo al final. Y claro, como está cortado ni siquiera puedo recuperar la lana.

En fin, sin más miramientos y en un ataque de ira, a la basura directo fue y nunca más se supo (por eso no hay foto del desastre final).

Y como último regalo, me llevé un brote brutal de alergia por estar tejiendo con agujas de níquel (soy alérgica y es culpa mía por usar esas agujas, sí, pero normalmente no me dan brotes muy bestias o los controlo rápido).

Y como aún arrastro secuelas del brote, he tenido que aparcar los calcetines que llevo siempre en el bolso hasta que llegue el otoño, ya que estoy usando también agujas de níquel. En su lugar, he empezado el South Bay, que le tenía muchas ganas.



Poniendo el piloto automático en 3, 2, 1...

lunes, 8 de agosto de 2016

Very Spooky! (y un regalito)

Últimamente publico pocas cosas terminadas, y encima ya van dos seguidas de la misma cosa: calcetines lisos, normales, sin nada especial.



Este es el segundo par de tres que llevaba a la vez, tres calcetines lisos, me dije que en cuanto los finiquitara haría otras cosas, pero ya estoy planeando dos pares más. Y es que no puedo evitarlo, son el proyecto viajero perfecto, el aliado infalible del tejer sin pensar. Me lo paso tan bien...



Me encanta el colorido de estos. Me chifla. Cómo no, es de la calidad de mi lana de calcetines favorita: Knit Picks Felici. Desde que sólo hacen tiradas limitadas es muy difícil conseguir cualquier color aquí en Europa, pero vale la pena ir mirando en Great British Yarns por si han traído nuevos colores ;)

Lo dicho, que me gustan mucho mis nuevos calcetines. Nunca me cansaré de tejer proyectos así.



Detalles, aquí.

Y cambiando de tema (sólo un poco, porque seguimos con los calcetines), el otro día tuve una muy grata sorpresa.

Entré a mi perfil de Ravelry sólo para comprobar si ya habían salido los premios del Sockdown 9 de Junio. Vi que tenía un nuevo mensaje privado y me empecé a emocionar. Parece que alguien me había mencionado en el grupo Sock Knitter Annonymous... se me dibuja una sonrisa intuyendo lo que está pasando. Entro en el hilo en el hilo en el que se me menciona y... ¡¡¡Había ganado un premio!!!

Y, ¿sabéis lo curioso? La lista de ganadores había salido hacía tan sólo un minuto antes de que yo entrara a comprobar. A eso lo llamo yo telepatía tejeril.

Me hizo muy, muy feliz ver que me había tocado. Los premios son totalmente al azar entre todas las tejedoras, según las estadísticas de ese mes éramos 360 participantes, había 23 premios y una posibilidad entre 15,65 de que te tocara. Y me tocó :)

En mi caso, el premio fue un patrón a elegir de entre los diseños de Knittymelissa, una de las administradoras del grupo. Es mi deber moral compartir su página de diseños con vosotros, lo haría aunque no me gustara ninguno de ellos, pero lo cierto es que me encantaron y fue una muy difícil elección escoger uno para que me enviara.

Tras mucho cavilar y poner algunos patrones suyos más en mi cola, elegí este:

LUCY IN THE SKY

Me encanta :)

Estoy impcientísima por seguir participando en los retos de S.KA. Ahora, en agosto, bastante tengo ya con los Ravellenics (y que dios me asista si quiero acabar a tiempo), pero en septiembre no perdono!

Esto es tan divertido!

viernes, 5 de agosto de 2016

366 días contigo

Hoy se cumple un año desde la primera vez que me lo pusieron en el pecho.

En aquel momento todo cambió, hubo una revolución en mí. Lloraba de felicidad en cualquier momento, me sentía tan afortunada y completa que era incapaz de describir toda esa dicha porque se me hacía un nudo en la garganta.

Por entonces lo atribuí a las hormonas, pero heme aquí un año después y sigo exactamente igual, sintiendo estallar el corazón. Sencillamente, no encuentro las palabras.



Desde lo más sincero y profundo de mis huesos y mis entrañas, nunca había sido tan feliz.

lunes, 1 de agosto de 2016

Ravellenics 2016

Parece mentira que hayan pasado ya cuatro años desde los últimos Juegos Olímpicos. Siento tener tan poco espíritu deportista, nunca me ha gustado ver a nadie hacer ningún tipo de deporte (me aburroooooooo), pero desde que en Ravelry se organizan, paralelamente, las olimpiadas tejeriles, espero con mucho entusiasmo este evento.

En 2012 montamos un buen sarao que recuerdo con cariño. Lo pasamos fenomenal viendo la ceremonia de inauguración, montando puntos, tomando crepes y zumos... estuvo muy bien. Y yo pude terminar mi proyecto en el tiempo establecido.

Pero parece ser que este año, que yo me haya enterado, cerca de estos lares nadie ha montado equipo ni nada, ni yo tampoco tengo ganas ni tiempo de organizar cosas. Claro que yo estoy muy desconectada de las redes, y lo mismo hay una bien gorda liada y yo sin saberlo.

El caso es que me daba mucha penita perderme el evento y pensaba participar sí o sí, aunque fuera yo sola desde casa  y foreando como buenamente pudiere con las otras tejedoras de habla inglesa sin equipo.

Pero resulta que descubrí que las sevillanas de No8das sí habían montado equipo, así que lloriqueé un poco para que me admitieran y sí, puedo participar con ellas y vivirlo plenamente (nah, es mentira, no hay que lloriquear ni nada, puede unirse quien le dé la real gana).



Tras cavilar un poco y sopesar todas las posibilidades, decidí liarme la manta a la cabeza e intentar terminar un proyecto de principio a fin... un jersey para el vikingo, que no para mí, hubiera sido demasiado ambicioso. Además, el día de comienzo de los juegos es el primer cumpleaños del peque, así que ¿qué mejor manera de homenajearle que empezar un jersey para él?

No tengo nada claro que pueda tenerlo listo en sólo 18 días, pero oye, aprovecharé que mi costillo tiene vacaciones y que vamos todos más sosegados ¡y querer es poder!

Isadora lopapeysa

Ya lo tengo todo listo y preparado. Como el día de la inauguración estaremos de fiesta (una muyyyy diferente a la que hubo en los pasados juegos) ni siquiera sé si podré participar en el Mass Cast On (montar puntos mientras empieza la ceremonia). ¡Pero ahí que estoy yo con todas mis ganas y todo mi poderío, dándolo todo para obtener mi medalla olímpica!

Podéis seguir todo el fandango en los foros del grupo de Ravelry de No8das.

lunes, 25 de julio de 2016

Intrincándome la vida

Ya sé que soy muy cansina y últimamente sólo digo lo mismo: no tengo tiempo para tejer, blablabla, sólo puedo hacer cosas fáciles, blablabla, no me acabo la lista de proyectos a medias, blablabla.

Y así podría andarme llorando el día entero.

Pero es que es verdad. Lo que pasa es que después de terminar el segundo de tres pares de calcetines lisos (pendiente de mostrarlo), pues una ya tiene ganas de hacer algo un poco diferente, por mucho que le gusten los calcetines lisos. Y claro, yo estoy limitada, pero el resto del mundo no, y me paseo por los perfiles de Ravelry y los Instargam de la gente y me pongo verde de envidia de las cosas tan bonitas que veo.

¡Pues yo también quiero hacer algo un poco más vistoso!

Total, que tenía la excusa (aunque no me hacía falta), la lana, el patrón y una segunda excusa con más peso.

Resulta que, como madre babosa que soy, me hace ilusión tejerme un jersey (o chaqueta, en este caso), a juego con mi hijo. De hecho hacía tiempo que andaba enamorada de estos dos patrones. Es más, para la versión adulta tengo la lana comprada desde mi viaje a Londres hace 3 verano (ehem). Y además se da el caso de que la versión de bebé sólo tiene una talla, 12-18 meses, así que tenía que ponerme al lío sí o sí. Y decidí empezar por la que le iba a hacer al vikingo.

La chaqueta en cuestión se llama "A Cardigan for Merry", y es la versión pequeña de "A Cardigan for Arwen". Me apetecía mucho tejer trenzas, así que era ideal. Pero una vez empezada, a la chaqueta le veo varios problemas:



- El borde tiende a doblarse. No sé cómo se llama este tipo de acabado, es cuando la parte del puño, digamos, la haces doble. Yo lo uso para los gorros, queda elástico y ajustado. En fin, otra vez toca encomendarse a San Bloqueo.
- La parte de la trenza, al estar los puntos más apretados, se ve visiblemente más corta que la parte lisa. Mira que he hecho cosas con trenzas, pero nunca me había pasado algo así.
- La dichosa trenza es reversible.

Y aquí me detengo. Resulta que la trenza está diseñada de manera que se vea exactamente igual del derecho y del revés. Eso queda muy vistoso y curioso, pero al fin y al cabo sólo se luce cuando giras la prenda. Para lograr ese resultado, es necesario cruzar los puntos que se tejen del revés, lo cual hace el patrón mucho más difícil de memorizar. Finalmente, se me metió entre ceja y ceja, que quedaba raruno y poco definido. Quizás a otras personas les da igual, pero yo no podía dejar de ver que esa trenza parecía rara.

Así es que decidí no complicarme más la vida y continuar haciendo la trenza normal y corriente, es decir, sin que fuera reversible.

Aquí podéis ver en detalle la diferencia:



Y aquí, con el tejido del revés, se ve claramente el momento en que estuve hasta las narices y decidí seguir a mi aire:



Desde que la trenza ya no es reversible, el patrón se ha vuelto muy fácil e intuitivo, ¡y yo que tenía ganas de dejarme un poco las pestañas!

De momento vamos a ver cómo avanza. Voy a tener que ajustar medidas, pues la lana que estoy usando es casi el doble de la recomendada. Veo muy difícil que madre e hijo podamos lucir la misma chaqueta este otoño-invierno pero quién sabe, he terminado proyectos con peores expectativas.