domingo, 25 de junio de 2017

Not so Pairfect

Desde que empezaron a comercializar las Regia Pairfect tuve clarísimo que yo debía hacerme con una (por lo menos) y, además, que los calcetines que con ella hiciera no iban a ser simétricos. Y es que la simetría es bonita, en calcetines también, pero cuando ya te lo dan todo masticadito para que quede perfecto entran ganas de saltarse un poco la norma, no?

Así pues, un calcetín empezado por la puntera, el otro empezado por el elástico, mismo  talón, mismo número de vueltas en el pie y en la caña y, voilà: un par de calcetines imperfectos.



Detalles, aquí.

lunes, 19 de junio de 2017

SikSak Hat

A veces empezamos a tejer nevos proyectos de los fáciles y rápidos para darnos el gustazo de la famosa"satisfacción inmediata", pero la cosa se alarga más de lo debido y ese "par de días y lo tengo listo" se transforma en un "llevo más de 3 semanas y lo tengo muy visto ya".

Esto es lo que me ha pasado con este gorro. Lo empecé con la buena excusa de quitarme de encima un ovilloy ottros restos que me sobraron de este jersey y, la verdad, también me apetecía mucho tejerlo.

Sí, yo ya sabía desde el principio que no iba a estrenarlo esta temporada, así que tampoco duele que la cosa se alargara demasiado. Para cuando llegue el frío (dios, de verdad todavía queda TANTO??), yo ya estaré preparada.



Por cierto, me encanta lo mullido y esponjoso que ha quedado el pompón. Lo hice con u na maquinita de esas de pompones que me regalaron por mi cumple y oye, no hay color, mucho más fácil, rapido y resultón que los típicos cartoncitos.

Detalles, aquí.

lunes, 12 de junio de 2017

Tejiendo en junio


Monster Socks:

Estamos casi a mitad de año y por fin me decido a empezar a rematar WIPs eternos. Estos calcetines hechos con restos llevan casi 3 años entre mis agujas. Ehem. Mi idea es acabarlo en casa, en los ratos de sofá que rasco entre semana, mientras el peque juega en la terraza, sacar algunas vueltecillas en el desayuno..., La verdad es que todavía no me he puesto a ello, ya que estas dos últimas semanas he estado haciendo un gorrito de lana (muy apropiado para este calor) que me encanta y que os enseñaré dentro de poco.


Not so Pairfect:

Calcetines básicos, como no puede ser de otra manera. Me quedan un par o tres de viajes en bus para terminarlos, aunque ya sé yo lo que pasa cuando a mí misma me digo "qué poco me queda"... que tardo tres semanas más.


Rainbow blanket:

La que iba a ser una manta para el cole del vikingo sigue sin terminar a estas alturas de curso, aunque hace ya mucho tiempo que desheché la idea de que tuviera esa finalidad. Se queda en casa. La tejo los findes en los ratos de manta, peli y sofá y mucho me temo que, el mes que viene, la seguiréis viendo. En la foto sólo se muestra la mitad, porque está doblada encima de la silla, y todavía me queda un buen 25% aproximadamente para acabar. Va a ser enorme.

lunes, 5 de junio de 2017

McDreamy Cardigan

Tengo tantas cosas a decir de este proyecto, que no sé por dónde empezar. Por desgracia, casi todas son malas, ha sido un proyecto de esos que se enquistan, pero como yo soy cabezota he luchado contraél hasta el final. Y no sé si he ganado.

Bueno, lo primero es lo primero. Compré esta lana hace más de dos años, cuando estaba embarazada, para hacerle el jersey a mi vikingo. Me gustaba tal cual se veía el original, del mismo color, y ahora sé que ahí las hormonas me traicionaron, pues no suele ser un tono que use normalmente.

El tiempo pasó, los proyectos se solaparon y nunca le hice el jersey. De hecho, hay tallaje hasta los 3-4 años, pero con miedo a quedarme corta de material, decidí aparcar la lana para cuando llegara otro bebé a quien pudiera tejérselo. El bebé llegó (bueno, le queda muy poco!), nuevamente para otra antigua compañera de trabajo, y me puse manos a la obra.

Una de las pimeras cosas de las que te percatas con este proyecto si lees los comentarios de los cientos de personas que lo han tejido, es que el patrón está mal escrito, que hay cosas raras, cosas muy mejorables, que hay que prestar atención... en fin, malos augurios. Yo, por supuesto, tiré para adelante (problemas a mí!), pero cuando llegué a lo que yo sabía que era el momento crítico, lo aparqué una temporda, como para coger fuerzas. Craso error, estas cosas sólo consiguen que pierdas interés.

Cuando decidí coger el toro por los cuernos, caí en el abismo. Me equivoqué varias veces, tuve que deshacer y salvé como pude algunos errores del patrón. Me pareció tardar la vida entera en acabarlo y, cuando lo hice, me di cuenta de algunos errores como que una manga es más corta o que tenía muchos menos puntos en el canalé del cuello de los que debía (y nunca supe cómo "encontrar" los perdidos). No me gusta cómo queda la solapa, los puntos recogidos del cuello quedan raros (nota para el futuro: no hacer las disminuciones del delantero del cuello) y bueno, mil cosas más.

Pero lo hecho a mano es así, tiene errores, y bastante me había costado acabarlo como para deshecharlo por cosas que, al fin y al cabo, no tenian mucha importancia.

Hasta que llegó el momento de bloquear y aconteció LA TRAGEDIA. Dejé el jersey en el balcón a la sombra y secó muy rápido con los vientos del Pirineo, donde estábamos, pero cuando lo fui a recoger vi algo raro. No era la primera vez que me pasaba y se supone que ya tomo medidas contra ello, pero sucedió: EL JERSEY SE HABÍA DESTEÑIDO POR LA PARTE DE DELANTE.

Hiperventilé, comparé mil veces los cambios de color: era evidente. La zona que había estado cara al sol (o a la sombra, juro que lo dejé a la sombra!!), había perdido color.

Lo volví a la lavar por si acaso habia sido una tormenta de arena que lo había manchado (claro que sí, guapi ¬¬), y cuando vi que realmente era desteñido y no había vuelta atrás, me dije: si Mahoma no va a la montaña... Y lo lavé nuevamente y lo dejé secar al sol por la otra cara, para ver si también perdía color y se volví a ver uniforme.

Locuras de desesperación.

Nunca volvió a quedar del mismo tono, pero se igualó bastante. La verdad, después del segundo lavado se notaba mucho menos, quizás con un tercero se habría solucionado, pero ya estaba hastiada.

Y esto es lo que hay:




Aún con todo, y aunque no lo parezca, el jersey está hecho con mucho cariño porque aprecio mucho a la persona que lo va a recibir. De hecho, si no la apreciara tanto, me habría rendido a la primera de cambio. Espero que, a pesar de los pesares, lo pueda disfrutar.

Detalles, aquí.

(bonus track positivo: rebajé 3 ovillos de stash!!)

lunes, 29 de mayo de 2017

Una rebeca mostaza

Tal cual, esto es lo que os enseño hoy, una rebeca mostaza tejida para la hija de una antigua compañera de trabajo, que nació el pasado mes de diciembre.

El patrón es repetido, precisamente lo hice para la hija de otra antigua compañera de trabajo del mismo centro. A lo mejor piensan que soy repetitiva... quizás sí, pero oye, si una cosa gusta y funciona, ¿por qué no repetir?



En este caso lo he tejido con una lana color mostaza de Delaoveja  que me regaló SoniaLana para Swapetines el año pasado. El punto queda muy definido y, en general, trabajé muy a gusto.

En fin, espero no haber sido yo la única que ha disfrutado con la chaqueta, que aunque hice una talla de 12 meses, me da que esta niña es grande y no sé si se la va a poder poner, creo que algunas zonas han quedado un poco apretadas... tragedy!

(últimamente no acierto demasiado... pero mi intención es buena y pura).

Detalles, aquí.