sábado, 4 de agosto de 2012

Grandes éxitos tejeriles

Para mí, un "gran éxito tejeril" no es algo que sea especialmente bonito o vistoso o perfecto o espectacular, sino algo a lo que, una vez fuera de mis agujas, le he sacado un buen provecho. Por supuesto el hecho de que el resultado sea como a mí me gusta y que disfrute tejiéndolo son cosas muy importantes, pero para que algo sea un "gran éxito" para mí, tiene que ser útil, tiene que cumplir su misión.

Si más dilación os presento algunos proyectos que, humildemente, considero que cumplen todas las expectativas y más allá, y de los cuales me siento orgullosa. Como digo, no es que sean los más bonitos o perfectos, sino los que realmente me han sido de utilidad Mi objetivo no es otro que repasar un poquito mi trayectoria tejeril, pero si además algunos de estos proyectos os dan ideas para un futuro, me sentiré doblemente satisfecha.

Para empezar, es difícil para mí que un jersey o chaqueta resulte exactamente como a mí me gusta. Siempre lo suelo ver un poco grande, un poco pequeño, que me cuelga de aquí o de allá, pero hay un par de chaquetillas que, qué carajo, me encantan y las uso muchísimo.

Por un lado está el Whisper. Es primo hermano del conocidísimo Featherweight, pero a mí siempre me ha gustado mucho más. Cuando lo tejía pensaba "esto no es para mí, me va a quedar fatal" pero una vez terminado me enamoré locamente. Lo uso muchísimo en tardes frescas de primavera y verano, la verdad es que es realmente útil y, además, tan ligero que lo transporto en el bolso y ni me pesa ni me ocupa espacio. Me encanta.


La otra chaqueta 10 es el February Lady Sweater. Ya lo dije en su día, pero cuado la tejí y la empecé a llevar comprendí por qué tantísimas tejedoras tienen una o dos o tres. No sabría cómo decirlo, tiene un je ne sais quoi que lo hace útil, bonito y llevable tanto con faldas como con vestidos como con tejanos. También perfecto para el fresquete de las tardes de primavera.


Los que digan que la lana Noro pica no están faltos de razón, pero en su tacto rústico y su colorido tan "especial" yo he encontrado los chales de mis sueños.

Mi Colores en el Viento es la prenda indispensable en invierno. Tan largo y gordito, abriga lo que no está escrito. Me doy 3 o 4 vueltas al cuello hasta sólo dejarme a la vista los ojos, y os prometo que es IMPOSIBLE notar absolutamente nada de frío.


Y con mi Half Granny Square Shawl estoy mucho más que contenta. Es innegable que un chal con calados y lana delicada siempre será indicutiblemente más bonito que uno como este, pero qué queréis que os diga, a la hora de la verdad yo prefiero llevar uno así. Yo lo llamo "mi chal de batalla": abriga, es bonito y lo paseo arriba y abajo sin sufrir por si se dobla o se arruga. Perfecto para ir a trabajar.


¡Viva los chales Noro!

La boina Ishbel la luzco orgullosa haga frío o calor. Me la he puesto muchísimo, tanto que ya está un poco desgastada y la goma ha cedido demasiado, pero hasta que se caiga a pedazos la seguiré llevando. No tiene un cometido útil especial, simplemente es un accesorio más. No sé por qué me gusta tanto, la verdad, quizás le tengo un especial cariño porque la lana la hilé yo misma. Sigue pendiente por hacer el chal homónimo.


Calcetines. Cualquiera que me conozca o que se haya paseado un poco por este blog sabrá que me encanta tejerlos y siempre tengo unos en marcha. En invierno casi nunca uso calcetines que no sean tejidos por mí, tengo una colección bonita, colorida y, por encima de todo, son cómodos y gustosos. La primera vez que te pones unos calcetines hechos a manos notas una sensación rara y no del todo agradable, por lo menos a mí me pasó (con el consiguiente desencanto), pero una vez superada esa fase es como mejor camina uno, la sensación es maravillosa. Casi todos los calcetines que he tejido podrían ser "grandes éxitos" porque me los pongo todos, pero para ser sinceros, los calcetines más cómodos y llevables son los lisos, sin dibujos, ni calados, ni trenzas. Por lo pronto, uno de mis pares favoritos podrán ser los primeros toe-up que hice. Pero vamos, es por poner alguno, lo cierto es que estoy mucho más que contenta con mi colección calcetinera.


Los Totoro Mittens han calentado mis manos durante dos inviernos ya. Están viejecitos, pobrecitos. Fueron mi primer proyecto en el que usué más de un color a la vez, y entre eso y el personajillo protagonista, les tengo mucho cariño. Espero que aguanten, por lo poco, un par de inviernos más. Por cierto, recomiendo 100% la lana que usé, Drops Karisma, para este tipo de proyectos.


Y estos otros mitones, los Knitting Mittens, no tienen tanta historia ni tanto trote detrás, pero os puedo asegurar que ya están mucho más que amortizados. Como dije en el post original, los hice para calentarme las manos en invierno mientras tejo, pero a pesar de que cuando los acabé ya no hacía tanta rasca como para eso, lo cierto es que me los puse mucho para amortiguar el frío que pasaba por las mañanas mientras esperaba el tren. Y sé que me los voy a poner mucho más.


De las cosas tejidas que regalo, que son bastantes, no puedo decir si han sido grandes éxitos o no porque normalmente no suelo hacerles el seguimiento. Sinceramente, tampoco me gusta mucho preguntar porque si han sido fracasos o prendas menospreciadas, prefiero no saberlo. No obstante, sé de algunos regalitos que sí han sido útiles para sus destinatarios y que los usan o han usado mucho, que los han disfrutado y agradecido. Y estas cosas, mis queridos drugos, me hacen sentir realmente muy feliz. Ahí van.

Esta chaquetita de bebé se la tejí a la hija de unos amigos. La niña no tenía dos años cuando se la regalé y sé que se la ha puesto hasta que ya no ha cabido en ella y esto han sido, por lo menos, un año y medio o dos. La razón de tal durabilidad y de superar las leyes del crecimientos imparable de los niños es el hecho de que es chaqueta abierta y se adapta mucho mejor que si hubiera sido cerrada. Un gran regalo, sin duda.


Desafiando por segunda vez la maldición del jersey, le tejí a mi novio un Cobblestone, el jersey masculino que a todo el mundo recomiendo por su sencillez y hermosura. Está feo que lo diga yo, pero le sienta de maravilla. Como compartimos lecho y techo sé que no se lo pone tampoco mucho, mucho, pero que cuando se lo pone lo hace con ilusión y le gusta presumir de él, lo cual para mí ya es mucho más que suficiente. El muchacho se ha ganado un lopapeysa para el próximo invierno.


Y ya para acabar, estos calcetines que tejí a mi tía y que fueron los segundos que hice en mi vida si no contamos los primeros "de prueba" rojos y con lana gordota. No son nada del otro mundo, pero que sepáis que su dueña se los pone una y otra vez y que se fueron a hacer el Camino de Santiago hace un par de años y ahí siguen. Como dijo alguien del mundo del fútbol: "no hase falta desig nada más".


Y con esto y un bizcocho, me voy una semana a disfrutar de unas merecidas vacaciones. A la vuelta prometo un post de grandes fracasos tejeriles, lo cual tiene mucha más chicha y morbo, todo hay que decirlo. Mientras tanto, me encantaría saber cuáles son vuestras prendas estrellas, vuestros proyectos favoritos, vuestros grandes éxitos. ¡A mi vuelta los estudiaré todos!

9 comentarios:

  1. Jamás de los jamases llegaré yo a tejer todo esto....pero tomo nota.Me encanta!Tejer así me parace magia.

    ResponderEliminar
  2. Todos son muy bonitos, pero me gusta mas el Whisper y el Cobblestone... yowza!

    Creo que necesito hacer el Whisper o la otra similar, no recuerdo su nombre, pero es de la misma tejedora. Ah, el Featherweight.

    You made so many beautiful things!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta todo lo que tejes, yo he hecho el FebruaryLadySweter (y deshecho por pequeño), mis primeros (y únicos) calcetines de arriba abajo tejiendo los dos en dos circulares (mi gran reto cumplido, pero tengo que desbaratar la caña que no me entra), en fin mi vida tejeril es un tejer y destejer.... ahora llego a la fase de tejer y NO destejer porque sigo el patrón al pie de la letra (hilo, nº de agujas, tensión) o patrón sin medidas como la Babette Blanket. En fin, que sigo cual Penélope (sin esperar a Ulises).
    Besososoosos desde mi cocina.

    ResponderEliminar
  4. Quantes coses maques!
    Bones vacances i ens veiem a la tornada.

    ResponderEliminar
  5. Cuantas prendas lindas has tejido. Te felicito, todas muy útiles y bellas ;)

    ResponderEliminar
  6. Yo hice una bufanda con lana de esa con pompones y la he usado constantemente, además a todo el mundo le encanta y me encanta decir que la hice yo. Tambien tengo un chal Harry que me lo pongo a modo de pañuelo y también lo he usado muchísimo en invierno, me encanta.

    ResponderEliminar
  7. Jo, qué cosas más bonitas tejes, chica...
    Sobre todo me llamaron la atención en su momento los mitones, es una composición de colores que me encanta...

    ResponderEliminar
  8. Tienes un montón de éxitos tejeriles... Mi gran éxito es un swallowtail que hice con lana un poquito más gorda... no me lo quito en todo el invierno!!!!

    ResponderEliminar
  9. M'encanten tots els teus èxits. Jo hauré d'estudiar bé quins han estat els meus, però de ben segur que no t'arribo ni a la sola de la sabata :P

    ResponderEliminar

Haz tu chocomentario!