lunes, 18 de febrero de 2013

Manoplas convertibles

Desde que uso mitones tejidos por mí ya no quiero llevar nada más (en las manos, se entiende). Son la opción más calentita, me encanta estrujar los dedos dentro del mullido tejido y notármelos resguardados, con ellos nunca tengo frío... y yo soy tremendamente friolera. Pero tienen un problema, un gran problema: no son nada prácticos para la vida diaria.

Con el tiempo me he acostumbrado a hacer uso de ellos y he adquirido la habilidad de poder hacer muchas cosas sin tener que quitármelos, pero la realidad es que acaban siendo un estorbo para la mayoría de rutinas: sacar dinero en un cajero, pasar el billete del autobús (bueno, ¡eso aprendí a hacerlo!), enviar un mensaje, pagar cualquier compra...

Por todas esas cosas y muchas más hace tiempo tomé la determinación de que unas manoplas o mitones convertibles eran una NECESIDAD HUMANA INDISPENSABLE E IRREMPLAZABLE, así que empecé a buscar patrones para tejerme unos para mí.

Encontré unos cuantos que me gustaron y juro que los tejeré todos en las varias vidas que viviré (las necesito para tejer todo lo que quiero), pero por lo pronto elegí unos convertibles muy sencillos que había visto hacer a Victòria. Tardé dos días en hacerme el primero y doce en hacerme el segundo (es lo que tiene el repetir exactamente la misma prenda, primero emociona y luego te cansa), pero llegaron a tiempo:



Dudé mucho con qué lana debía usar, mi idea era escoger algo que hiciera rayas, pero finalmente me decanté por estas mini-mochi que me regaló ners en un intercambio. Creo que han sido una buena elección, esta clase de lanas de un sólo cabo no me terminan de convencer para calcetines, pero para mi gusto la poca torsión y la pequeña pelusilla las hace muy cómodas, gustosas y calentitas para guantes y mitones.

La cosa era que podía hacerlos con o sin dedos. Yo sabía que, a la hora de verdad, para una tejedora es mucho más práctico que no tengan dedos, porque así puedes notar cómo corre el hilo entre ellos, pero me encapriché con que los quería con dedos y así los tejí, plenamente consciente de que era un error.

La tontería de los deditos me duró un mitón, porque el segundo lo aparqué justo cuando llegué a esa parte. Y es que tejer guantes con dedos es una petardez, (con perdón para los/las que os guste): venga a coger puntos, venga a vigilar que no queden agujeros... ¡por no hablar de los millones de hilos que quedan luego para rematar!

Efectivamente, son incómodos para tejer, pero tremendamente útiles para el resto de cosas, ¡no sé cómo he podido vivir sin ellos!

...intentando acostumbrarme a ellos con el ganchillo... (no pude)



fantásticos para el e-book (aunque no sea mío)

Desde luego estoy contenta con el resultado, pero hay como tres cosas que podrían hacer que fueran incluso mejores:

1. Preferentemente sin dedos: como venía diciendo,  son más cómodos de tejer y para tejer, no veo razón para hacerlos con dedos, salvo que te dé el capricho como me pasó a mí.

2. Lana más gorda: aunque me gusta el color y el tacto de la lana que he elegido, no deja de ser fina y, aunque cómoda, tengo que acabar con las manos en los bolsillos, cosa que con manoplas más gordas no me pasa.

3. La capucha del pulgar debería ser más larga: para la primera manopla la vi cortísima pero no quise deshacerla y en la segunda le añadí dos o tres vueltas más y la cosa mejoró. Esto es problema de este patrón concreto, así que si queréis tejerlo mi recomendación es que lo tengáis en cuenta.

Esta temporada doy por terminada la manufacturación de manoplas convertibles, pero para el otoño-ivierno 2013-14 me queda pendiente la versión mejorada 2.0: más gordas, sin dedos y con la capucha del pulgar más larga.

Detalles aquí.


PD: Creo que ya tengo decidido ya el patrón de swapetines... ¿eso significa que manos a la obra?

10 comentarios:

  1. Unos colores preciosos,me encantan!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy chulos, tienes meses por delante para buscar fantásticos patrones con los que sorprendernos en próximas campañas.

    ResponderEliminar
  3. Ostres, que monos!! Sempre m'han encantat els mitons i sobretot aquest que porten caputxa! :)
    Llàstima que no sé ni com posar-m'hi...jeje...
    petons!!

    ResponderEliminar
  4. Oído cocina. Jo, amb ditets, ni pensarlo...para estas cosas soy junior knitter, tirando a cigoto knitter.

    ResponderEliminar
  5. Muy lindas tus manoplas, nosotros decimos mittens.
    Bien regalo para alguien que tengo en mente.
    Saludos desde Toronto, Canada

    ResponderEliminar
  6. Aiii, m'encanten, jo tb volia copiar a la Victòria, jeje, però sempre començo altres coses. Les teves són genials.

    ResponderEliminar
  7. Te quedaron muy lindos!!! ... los colores me encantan y estos mitones-manoplas son super prácticos.

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí me encanta como te han quedado y has elegido una lana muy bonita por el colorido, que siempre es muy importante. Te he dejado un premio en mi blog. http://www.siemprecondedal.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. PAra los fríos de este finde te van a venir geniales!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola, tienes un paso a paso de los dedos? no me animo a hacer los sin indicaciones. Gracias

    ResponderEliminar

Haz tu chocomentario!