lunes, 14 de julio de 2014

Granny-chales a raudales

Si tuviera que elegir mi patrón favorito de ganchillo, sin duda escogería este chal. Lo tiene casi todo excepto que es un poco grande para llevarlo como proyecto viajero.



Es el tercero que hago y ya estoy planeando el siguiente, esta vez con una lana más fina averquépasa.

El primero lo hice para mí y lo olvidé en el tren (cien veces me maldigo), el segundo fue para una ex-compañera de trabajo y el tercero ha sido para María, la chica que me hace los masajes que me permiten seguir tejiendo como si el mundo se fuera a acabar. Siempre me estaba diciendo lo mucho que le gustan y valora estas cosas (ella misma, a parte de los masajes, también se gana la vida con artesanía, aunque de otro tipo), así que me apeteció hacerle algo.




Y poca historia más tiene este chal, tan sólo decir que me vino de lujo en las 24 horas porque me ayudaba a cambiar de mano y de dinámica.

Como ya he dicho, tengo pensado empezar pronto una versión con lana lace o de calcetines, pero lo cierto es que me encanta cómo queda con la Noro Kureyon. Por cierto, ésta vez sólo dos nudos en 5 ovillos. Vamos mejorando, señor Noro, algún día tejeré algo sin encontrarme ni un sólo nudo.




Detalles, aquí.

8 comentarios:

  1. Muy bonito!!!1
    me gusta el colorido!
    buen regalo.
    ME teng que estrenar con este chal, todavía no he hecho ninguno, y me gustan los que veo.

    ResponderEliminar
  2. Què xulo!!! Un dia em poso i en faig un...

    ResponderEliminar
  3. el colorido es fantástico!! me encantan las prendas alegres!! ....todavía no he hecho ninguno de este tipo...jejejje

    ResponderEliminar
  4. Que detallazo, es precioso!
    Me encantan los colores de Noro pero le maldigo cada vez que la he tejido así que opté por no comprarla mas ;)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Pero, que precioso! el chal y las sandalias rojas que se ven de fondo en una de las fotos, llevo todo el verano buscando unas asi!

    ResponderEliminar

Haz tu chocomentario!